Dr. Hugo Sánchez y Torres
Angiología . Cirugía Vascular y Endovascular
16 Sur. No. 1308, Cons. No. 403, Colonia Azcárate, Puebla, Pue.   /   Tels: (222) 240 7412 / 240 7422
El   pie   diabético ,   según   el   Consenso   Internacional   sobre   Pie   Diabético,   es   una   infección, ulceración   o   destrucción   de   los   tejidos   profundos   relacionados   con   alteraciones   neurológicas y   distintos   grados   de   enfermedad   vascular   periférica   en   las   extremidades   inferiores   que afecta   a   pacientes   con   diabetes   mellitus   que   no   ha   sido   o   no   está   siendo   correctamente tratada.   Por   tanto,   no   debe   ocurrir   a   efectos   generales   en   pacientes   cuya   diabetes   esté siendo   controlada   adecuadamente   dentro   de   una   relativa   normalidad.   La   amputaciòn   de   la extremidad    inferior    del    afectado    es    reconocida    como    un    elemento    importante    en    el padecimiento   y   también   está   vinculada   a   la   inestabilidad   postural   en   personas   de   edad avanzada con diabetes. Los    principales    síntomas    del    pie    diabético son: Calambres   que   se   agravan   por   la   noche, parestesias   y   dolor   que   en   ocasiones   es muy      intenso      y      se      acompaña      de hiperestesias,    hasta    el    punto    de    que    el paciente no tolera el roce de las sábanas. La   pérdida   de   la   sensibilidad   vibratoria   es uno   de   los   síntomas   más   precoces.   Hay una      disminución      o      abolición      de      la sensibilidad propioceptiva. La   hipoestesia   (disminución   de   la   sensibilidad)   permite   que   se   produzcan   lesiones   que son advertidas tardíamente por los pacientes. Además   se   producen   variaciones   de   la   estática   del   pie,   con   modificación   de   los   puntos   de apoyo   igual   que   en   los   no   diabéticos,   por   atrofia   muscular   o   defecto   del   crecimiento   (pie plano,   dedos   en   garra,   alteraciones   del   alineamiento   de   la   pierna,   pie   cavo,   diferencias   de longitud   de   los   miembros,   hallux   valgus,   etc.). Además,   en   las   personas   diabéticas   se   altera el apoyo por la neuropatía motora, la osteoartropatía y las amputaciones. Tanto    la    neuropatía    sensitiva    como    la    autonómica    contribuyen    a    disminuir    el    trofismo (conjunto   de   funciones   orgánicas   relacionadas   con   la   nutrición   de   los   tejidos)   de   la   piel, favoreciendo   el   desarrollo   de   úlceras   tróficas   y   éstas   suelen   ser   la   puerta   de   entrada   de diversos gérmenes. La    neuropatía    motora    causa    atrofia    e    hipotrofia    muscular,    fundamentalmente    de    los interóseos   y   lumbricales.   Esto   produce   una   modificación   de   los   puntos   de   apoyo   del   pie generando   hiperqueratosis,   luxaciones   articulares   y   deformaciones   del   pie,   imposibilidad   del paciente   para   separar   los   dedos   entre   sí   (signo   del   abanico   patológico),   disminución   o ausencia de los reflejos osteotendinosos, especialmente los aquilianos. Se   recomienda   realizar   una   observación   diaria   del   pie   (al   menos   2   ó   3   veces   a   la semana)   con   la   finalidad   de   detectar   posibles   lesiones   de   la   piel   o   uñas.   Si   la   persona afectada es incapaz de realizarla, recomendamos la ayuda de alguien allegado. Además   se   debe   tener   el   cuidado   de   tratar   de   manera   adecuada   el   pie   diabético   para evitar   así   complicaciones   y   cualquier   infección   se   convierta   en   severa   para   disminuir de esta manera el riesgo de alguna amputación.
Dr. Hugo Sánchez Torres . Angiólogo / Cirujano Vascular con Consultorio Médico en la Ciudad de Puebla, Puebla
.
ENFERMEDADES
Tratamiento de Pie diabético

Tratamiento de Pie diabético - Puebla, Pue.

El   pie   diabético ,   según   el   Consenso   Internacional sobre   Pie   Diabético,   es   una   infección,   ulceración   o destrucción   de   los   tejidos   profundos   relacionados con   alteraciones   neurológicas   y   distintos   grados de      enfermedad      vascular      periférica      en      las extremidades    inferiores    que    afecta    a    pacientes con   diabetes   mellitus   que   no   ha   sido   o   no   está siendo   correctamente   tratada.   Por   tanto,   no   debe ocurrir    a    efectos    generales    en    pacientes    cuya diabetes   esté   siendo   controlada   adecuadamente dentro   de   una   relativa   normalidad.   La   amputaciòn de     la     extremidad     inferior     del     afectado     es reconocida   como   un   elemento   importante   en   el padecimiento     y     también     está     vinculada     a     la inestabilidad     postural     en     personas     de     edad avanzada con diabetes. Los    principales    síntomas    del    pie    diabético son: Calambres    que    se    agravan    por    la    noche, parestesias   y   dolor   que   en   ocasiones   es   muy intenso    y    se    acompaña    de    hiperestesias, hasta el punto de que el paciente no tolera el roce de las sábanas. La   pérdida   de   la   sensibilidad   vibratoria   es   uno   de   los   síntomas   más   precoces.   Hay   una disminución o abolición de la sensibilidad propioceptiva. La   hipoestesia   (disminución   de   la   sensibilidad)   permite   que   se   produzcan   lesiones   que son advertidas tardíamente por los pacientes. Además   se   producen   variaciones   de   la   estática   del   pie,   con   modificación   de   los   puntos   de apoyo   igual   que   en   los   no   diabéticos,   por   atrofia   muscular   o   defecto   del   crecimiento   (pie plano,   dedos   en   garra,   alteraciones   del   alineamiento   de   la   pierna,   pie   cavo,   diferencias   de longitud   de   los   miembros,   hallux   valgus,   etc.). Además,   en   las   personas   diabéticas   se   altera el apoyo por la neuropatía motora, la osteoartropatía y las amputaciones. Tanto    la    neuropatía    sensitiva    como    la    autonómica    contribuyen    a    disminuir    el    trofismo (conjunto   de   funciones   orgánicas   relacionadas   con   la   nutrición   de   los   tejidos)   de   la   piel, favoreciendo   el   desarrollo   de   úlceras   tróficas   y   éstas   suelen   ser   la   puerta   de   entrada   de diversos gérmenes. La    neuropatía    motora    causa    atrofia    e    hipotrofia    muscular,    fundamentalmente    de    los interóseos   y   lumbricales.   Esto   produce   una   modificación   de   los   puntos   de   apoyo   del   pie generando   hiperqueratosis,   luxaciones   articulares   y   deformaciones   del   pie,   imposibilidad   del paciente   para   separar   los   dedos   entre   sí   (signo   del   abanico   patológico),   disminución   o ausencia de los reflejos osteotendinosos, especialmente los aquilianos. Se   recomienda   realizar   una   observación   diaria   del   pie   (al   menos   2   ó   3   veces   a   la semana)   con   la   finalidad   de   detectar   posibles   lesiones   de   la   piel   o   uñas.   Si   la   persona afectada es incapaz de realizarla, recomendamos la ayuda de alguien allegado. Además   se   debe   tener   el   cuidado   de   tratar   de   manera   adecuada   el   pie   diabético   para evitar   así   complicaciones   y   cualquier   infección   se   convierta   en   severa   para   disminuir de esta manera el riesgo de alguna amputación.
ENFERMEDADES
Tratamiento de Pie diabético
Dr. Hugo Sánchez y Torres
Angiología . Cirugía Vascular y Endovascular
16 Sur. No. 1308, Cons. No. 403, Colonia Azcárate, Puebla, Pue.
.
Tels: (222) 240 7412 / 240 7422
Dr. Hugo Sánchez Torres . Angiólogo / Cirujano Vascular con Consultorio Médico en la Ciudad de Puebla, Puebla

Tratamiento de Pie diabético - Puebla, Pue.

El   pie   diabético ,   según   el   Consenso   Internacional   sobre Pie   Diabético,   es   una   infección,   ulceración   o   destrucción de   los   tejidos   profundos   relacionados   con   alteraciones neurológicas   y   distintos   grados   de   enfermedad   vascular periférica   en   las   extremidades   inferiores   que   afecta   a pacientes   con   diabetes   mellitus   que   no   ha   sido   o   no   está siendo   correctamente   tratada.   Por   tanto,   no   debe   ocurrir a    efectos    generales    en    pacientes    cuya    diabetes    esté siendo     controlada     adecuadamente     dentro     de     una relativa    normalidad.    La    amputaciòn    de    la    extremidad inferior   del   afectado es            reconocida como    un    elemento importante     en     el padecimiento          y también              está vinculada       a       la   postural                en personas    de    edad avanzada            con diabetes. Los principales síntomas del pie diabético son: Calambres     que     se     agravan     por     la     noche, parestesias    y    dolor    que    en    ocasiones    es    muy intenso   y   se   acompaña   de   hiperestesias,   hasta   el punto   de   que   el   paciente   no   tolera   el   roce   de   las sábanas. La   pérdida   de   la   sensibilidad   vibratoria   es   uno   de los   síntomas   más   precoces.   Hay   una   disminución   o abolición de la sensibilidad propioceptiva. La    hipoestesia    (disminución    de    la    sensibilidad) permite     que     se     produzcan     lesiones     que     son advertidas tardíamente por los pacientes. Además   se   producen   variaciones   de   la   estática   del   pie, con   modificación   de   los   puntos   de   apoyo   igual   que   en los    no    diabéticos,    por    atrofia    muscular    o    defecto    del crecimiento   (pie   plano,   dedos   en   garra,   alteraciones   del alineamiento    de    la    pierna,    pie    cavo,    diferencias    de longitud   de   los   miembros,   hallux   valgus,   etc.).   Además, en   las   personas   diabéticas   se   altera   el   apoyo   por   la neuropatía       motora,       la       osteoartropatía       y       las amputaciones. Tanto    la    neuropatía    sensitiva    como    la    autonómica contribuyen     a     disminuir     el     trofismo     (conjunto     de funciones   orgánicas   relacionadas   con   la   nutrición   de   los tejidos)   de   la   piel,   favoreciendo   el   desarrollo   de   úlceras tróficas    y    éstas    suelen    ser    la    puerta    de    entrada    de diversos gérmenes. La     neuropatía     motora     causa     atrofia     e     hipotrofia muscular,     fundamentalmente     de     los     interóseos     y lumbricales.    Esto    produce    una    modificación    de    los puntos    de    apoyo    del    pie    generando    hiperqueratosis, luxaciones      articulares      y      deformaciones      del      pie, imposibilidad   del   paciente   para   separar   los   dedos   entre sí     (signo     del     abanico     patológico),     disminución     o ausencia   de   los   reflejos   osteotendinosos,   especialmente los aquilianos. Se   recomienda   realizar   una   observación   diaria   del pie    (al    menos    2    ó    3    veces    a    la    semana)    con    la finalidad   de   detectar   posibles   lesiones   de   la   piel   o uñas.   Si   la   persona   afectada   es   incapaz   de   realizarla, recomendamos la ayuda de alguien allegado. Además    se    debe    tener    el    cuidado    de    tratar    de manera    adecuada    el    pie    diabético    para    evitar    así complicaciones    y    cualquier    infección    se    convierta en   severa   para   disminuir   de   esta   manera   el   riesgo   de alguna amputación.
ENFERMEDADES
Tratamiento de Pie diabético
Dr. Hugo Sánchez y Torres
Angiología . Cirugía Vascular y Endovascular
16 Sur. No. 1308, Cons. No. 403, Col. Azcárate, Puebla
Tels: (222) 240 7412 / 240 7422

Tratamiento de Pie diabético - Puebla

Dr. Hugo Sánchez Torres . Angiólogo / Cirujano Vascular con Consultorio Médico en la Ciudad de Puebla, Puebla